Intolerancia y alergia alimentaria

Las alergias e intolerancias en nuestros perros, son más frecuentes de lo que uno cree y estas pueden presentarse en cualquier etapa de su vida.

¿Cómo diferenciar la intolerancia de una alergia alimentaria? En simples palabras, después de descartar patologías del sistema digestivo con tu veterinario de cabecera, si a tu perro le das un alimento y presenta diarrea o vómitos, es bastante probable que se trate de una intolerancia a cierto ingrediente. De lo contrario, si tu perro no presenta vómitos o diarrea, pero si presenta enrojecimiento, prurito (Picazón o granitos), otitis recurrente o dermatitis sin poder atribuirlo a un posible causante, es probable que se trate de una alergia alimentaria, sin embargo, no puede descartarse que se trate de factores ambientales, como polvo o polen.

¿Cómo saber a qué alimento es alérgico mi perro?

Antes de realizar cualquier tipo de examen, hay que asegurarse de que los síntomas no sean causados por parásitos o alguna infección en la piel.  Una vez descartados, tenemos algunas opciones:

  • Existen exámenes de sangre, sin embargo, en la práctica no tienen efectividad, ya que son poco específicos y no identifican el alimento en concreto.
  • También existe la prueba intradérmica, en la cual se le inyectan varios alérgenos bajo piel, esperando ver alguna reacción. Este método necesita una gran expertise por parte del veterinario para escoger los alérgenos adecuados y probar una y otra vez hasta dar con el indicado.
  • Agregar y quitar ingredientes de la dieta. Esta prueba es bastante confiable para identificar el alimento causante de la alergia, ya que nosotros como dueños, somos los que mejor conocemos a nuestro perro, lo que nos ayuda en este proceso de observación. Esto consiste en ir agregando ingredientes paulatinamente e ir quitando los que provocan que tu perro presente algún grado de picazón o enrojecimiento. (Es difícil eliminar la alergia de un perro al 100%, pero si se puede disminuir bastante)

En Barf Chile queremos ayudarte con tu mascota, es por eso que ofrecemos dietas personalizadas para descubrir ese ingrediente que tanto inquieta a tu amigo perruno. Nuestro veterinario Christian Vergara, realiza los asesoramientos necesarios para poder generar el mejor plan de trabajo, para la salud de tu amigo y para descartar que no sean síntomas por parásitos, infecciones o condiciones medioambientales.

Mitos sobre la dieta BARF

  1. No se debe dar carne cruda porque tu perro se vuelve agresivo, le gustará el sabor de la carne y puede atacarte a ti o a algún miembro de la familia, otros animales

Ningún estudio demuestra que un perro alimentado de forma natural, es decir, como se alimentaria en estado salvaje, se vuelva más agresivo que uno alimentado con pellet. La educación, genética, etc… hacen un papel fundamental para determinar el carácter de tu amigo, inclusive se sabe que muchos perros con problemas de comportamiento (ansiedades, miedos, reactividades, etc…) mejoran con el simple hecho de darles una alimentación natural apropiada.

  1. No se debe dar carne cruda a tu perro porque puede infectarse por bacterias, lombrices, etc.

Si un perro está sano tiene un sistema inmune que puede hacer frente a cualquier infección, de hecho, el pH estomacal natural del perro es de 1, es decir tiene una acidificación tan elevada que mata muchísimos de esos patógenos que a nosotros como humanos nos afectarían. Tanto es así que incluso hay estudios que demuestran que un perro posee ciertas bacterias como la salmonela conviviendo con su flora natural sin mayor percance. En cambio, el consumo de pellet alcaliniza ese pH estomacal y hace al perro menos resistente a múltiples enfermedades.

  1. Los huesos están prohibidos porque son peligrosos.

Esto es una verdad a media, los huesos COCINADOS son peligrosos para cualquier animal ya que pierden su estructura molecular, pierden el agua y se vuelven duros y problemáticos. Cuando alimentamos de forma natural TODOS LOS HUESOS deben darse CRUDOS, de esta manera no correremos el riesgo de provocar problemas gástricos en nuestros amigos.

  1. El pellet tiene todo lo necesario por ser muy equilibrado.

Los pellets tienen todo lo necesario para que el dueño sienta un sentimiento de tranquilidad por toda esa publicidad engañosa que nos bombardea a diario. Pero como sería muy largo hablar de las composiciones de cada pellet, de que se considera carne, etc… simplemente me centraré en la premisa de: ¿Si se inventara un alimento tipo pellet, con todo lo necesario para un humano, lo comeriamos?

  1. Este tipo de alimentación es mucho más cara a diferencia del pellet.

Ciertamente si comparamos esta alimentación con un pellet de gama baja podríamos decir que es más cara. Aparte no solo debemos centrarnos en el gasto diario de comida, debemos mirar la calidad y sobretodo el gasto a largo plazo, ya que esta alimentación nutre a los animales y les otorga un sistema inmune impresionante, lo que hace que aparte de en la comida, ahorremos en salud, evitando por norma general muchas visitas al veterinario por problemas de alergias, cánceres, etc…

  1. Tanta proteína es mala y causa fallo renal.

Un exceso de proteínas en un perro sano no es ningún problema de salud, no son humanos, su cuerpo está diseñado para comer un alto nivel de proteínas, modificarlas en otros nutrientes o acumularlas para cuando no haya, y en un último caso eliminarlas por orina sin ningún problema. En cambio, el defecto de proteína animal sí que puede generar problemas de salud serios.

  1. Se debe cocinar la comida, nunca darla cruda.

Generalmente la comida cruda es mucho mejor asimilada por nuestros animales, de hecho, en estado natural no me imagino a ningún perro llevando consigo una sartén por si caza algo ponerlo al dente…Si es cierto que algunos animales no toleran la carne cruda y se pueden iniciar cocinando un poco la carne (huesos nunca), cada individuo es un mundo.

  1. Los perros no digieren los huesos y no les aporta más que problemas.

Los huesos carnosos son el aporte más grande que tienen para proporcionarles calcio entre otros nutrientes, una dieta a base solo de carne no es sana y podría llevar a deficiencias. Como escribo anteriormente si están sanos su pH digestivo puede acabar con huesos y con lo que quieran.

  1. Los perros pueden vivir a base de una alimentación vegana.

Sintiéndolo mucho y sin entrar en ideologías, estos animales están diseñados para comer carne, solo hay que ver su boca, garras, digestivo completo, etc… e incluso su clasificación científica como CARNIVOROS.

Item added to cart.
0 items - $0
× Chatea con nosotros